¿Necesito un sitio web para vender en Internet como afiliado?

Una de las preguntas que suelo recibir con frecuencia es si conviene usar enlace directo (direct linking) o una página puente (también llamadas páginas de aterrizaje o landing pages). La respuesta es “depende”. Y depende de muchos factores. En este artículo voy a explicar las diferencias que existen entre enlace directo y página puente, y cuándo resulta conveniente usar una u otra para conseguir los mejores resultados.

¿Cómo Generamos Tráfico a las ofertas que deseamos promover?

Para promover un producto o servicio y ganar una comisión por la referencia debemos utilizar un enlace que nos identifica de manera única como el afiliado que refirió a ese cliente. Pero, ¿cómo difundimos ese enlace para que llegue a más potenciales clientes? En otras palabras ¿cómo generamos tráfico?

Existen diferentes alternativas: tráfico orgánico, social, de listas de correos, o el que analizaremos ahora, el tráfico pago. Cuando pagamos para generar tráfico podemos empezar a enviar tráfico a las ofertas en cuestión de horas y escalarlo a miles y miles de visitantes una vez que sabemos que los ingresos percibidos a partir de ese tráfico son mayores a los gastos necesarios para conseguirlo.

Existen decenas de plataformas confiables en donde podemos comprar tráfico (como Facebook, Google, Bing, Taboola, MGID, etc). También hay millones de sitios en Internet que serán relevantes al producto que vas a promocionar y en los que puedes contactar al dueño del sitio para que te venda un espacio de publicidad. Así que el tráfico no es un problema (sin dudas es una de las claves para tener éxito pero es algo que se consigue y que puedes dominar).

Una vez que compras ese tráfico, eso representa un espacio donde colocarás tus anuncios y donde las personas que estén en esos sitios, podrán hacer click. Veamos a dónde serán llevados luego de hacer click.

¿Qué es Enlace Directo?

Empecemos por explicar de qué hablamos cuando hablamos de enlace directo o direct linking. Enlace directo es cuando las personas hacen click en cualquiera de tus anuncios y son dirigidos directamente a la carta de ventas del comerciante, usando tu enlace de afiliado.

Supongamos que estás promoviendo un libro digital sobre cómo entrenar a un perro. Buscas algunos sitios referentes al tema y que tengan miles de visitantes mensuales, contactas a los dueños y les compras un espacio de publicidad. Pones los anuncios que te dio el creador del libro (comerciante) o que diseñaste tu mismo, y rediriges a cada persona que haga click a la carta de ventas del libro, usando tu enlace único de afiliado. Una persona que estaba leyendo un artículo en uno de los blogs que hablaba sobre la nutrición de los perros, ve tu anuncio y le llama la atención. Piensa “Me encantaría adiestrar a mi perro para que no orine dentro de casa, voy a ver de qué trata esto” e inmediatamente hace click en el anuncio. Es dirigida a la carta de ventas donde se describe el producto en detalle. Al leerla se da cuenta que este libro realmente podría ayudarla a adiestrar a su perro y termina adquiriéndolo. Como vino por medio de tu referencia, tu recibes la comisión correspondiente. Ella no sabe de tu existencia, pero tu fuiste (o más bien tu anuncio) el conector entre el blog que ella leía y el producto que resolvería su necesidad.

El flujo de tráfico sería así:

Anuncio → Oferta

¿Qué es una Página Puente?

Una página puente es precisamente una página propia que conecta tus anuncios con la oferta del comerciante. Es un elemento intermedio, donde el visitante llegará luego de hacer click en el anuncio. Allí encontrará información cuyo propósito es persuadirlo para que, si está interesado en saber más, haga click en el llamado a la acción o botón y sea dirigido recién a la oferta que estamos promoviendo.

El flujo se vería así:

Anuncio → Página Puente → Oferta

¿Conviene usar una página puente?

El propósito de una página puente es incrementar las conversiones y comisiones que recibes. Evidentemente es un filtro para los visitantes ya que solo los más interesados harán click en la página puente y accederán a la oferta. Además, si hacemos un buen trabajo los visitantes que accedan a la oferta estarán mucho más predispuestos a tomar acción, porque ya hicimos el trabajo de “prevenderles” los beneficios que el producto le aportará, desde una mirada externa y, a sus ojos, imparcial.

Entonces, podemos deducir que el uso de una página puente es obligatorio. Pero no siempre es así. Depende de diferentes factores. Uno de los más determinantes es la fuente de tráfico que estamos utilizando. En algunos casos hacer direct linking puede arrojarnos mejores resultados (ej: algunos campañas de PPV u ofertas CPA).

En otros casos, como por ejemplo si estamos usando anuncios de Facebook, estaremos obligados a hacer una página puente que se adapte a sus políticas publicitarias para que nuestro anuncio sea aprobado.

¿Qué longitud debe tener una página puente?

Por regla general, las páginas largas convierten mejor que las cortas. Todos los marketers cuando empezamos tenemos el mismo cuestionamiento, pensando que “esas páginas largas no funcionan”. Pero funcionan. Y funcionan mejor. Por eso los marketers las seguimos usando.

La excepción son las ofertas que son sencillas de convertir, como la instalación de un videojuego, o registrarse a un curso gratuito ingresando solo el email.

Una página puente debería contener: un headline o título, una imagen destacada (en inglés se le dice la imagen heroe), una descripción de los beneficios que obtendrá el visitante, para lo cual funcionan muy bien las viñetas o bullet points.

Un tip: las historias venden más que los hechos. Las historias conectan con las emociones y las emociones nos movilizan a tomar acción, aunque después busquemos las características y hechos para justificar esa decisión ya tomada. Por eso, cuenta la experiencia de una persona (o tuya) con el producto y la transformación que este le generó.

¿Debería empezar con una página puente?

A veces la oferta ya hace un excelente trabajo y enviar el tráfico directamente a ella resultará en mayores beneficios. Veamos cuándo conviene empezar directamente con enlace directo:

  • Cuando queremos probar la conversión de una oferta antes de invertir nuestro tiempo y dinero en crear páginas puente. Si la oferta no convierte, la página puente no hará milagros. Conviene buscar otro producto para promover.
  • Cuando la acción que tiene que realizar el usuario no se trata de una compra y es muy sencilla de tomar. Ej: si quiero descargar un juego en mi celular, no necesito saber demasiado del juego, más bien ver algunas imágenes que sean atractivas y a lo mejor algunos comentarios de otros usuarios. Eso es suficiente para instalarlo gratuitamente. Si luego no me gusta, lo borro.
  • Cuando el comerciante me ofrece un artículo, quiz u otro recurso con el que el visitante deberá interactuar para ir recién a la carta de ventas del producto. En este caso, aunque yo esté haciendo enlace directo, el visitante llegará primero a esa página puente creada por el mismo comerciante (o en algunos casos, por la red de afiliado).

¿Cuándo conviene crear una página puente?

  • Cuando la fuente de tráfico (ej: Google, Facebook, Bing) no te permite promocionar la página que ofrece el anunciante. Muchos comerciantes de productos utilizan frases e imágenes “marketineras” que aunque venden bien están prohibidas por las políticas publicitarias de estas empresas. Una página puente resulta particularmente útil para ajustarse a esas políticas.
  • Cuando ya sabes que la oferta convierte y quieres aumentar las conversiones a través de una página puente. Si con el mismo número de visitantes logras generar más ventas, tu inversión publicitarias será más rentable (o dejará de ser a pérdida).
  • Cuando quieres aumentar la visibilidad de tus anuncios y reducir los costos de publicidad. En redes como Google y Bing, solo se muestra un anuncio por sitio web a la vez. Cuando estás haciendo enlace directo, el sitio que estás anunciando es el del comerciante, como también lo están promocionando otros afiliados. Pero, si Google o Bing solo muestran a uno, ¿a cuál de los afiliados mostrará? Al que pague más. Si quieres que tu anuncio se muestre más, deberás pagar más que otros afiliados. Pero si tienes una página puente, estarás promocionando tu sitio web y por lo tanto Google/Bing mostrarán tu anuncio junto con el anuncio de otro afiliado que envía directo al sitio del comerciante.

“Desventajas” de crear una página puente

No todo es color de rosa. Tienes que considerar:

  • Obviamente el trabajo extra que necesitas para escribir el texto y diseñar la página.
  • Necesitas estudiar técnicas de Copywriting o escritura persuasiva para lograr que tu página puente conecte con el visitante y logre aumentar las conversiones del producto que quieres promocionar.
  • Invertir en un VPS (hosting) que cargue rápidamente tus páginas.
  • Invertir en el registro de un dominio que es el que usará tu página.

De todas formas, la inversión de tiempo y dinero es necesaria. Si haces un buen trabajo con tu página puente tendrás excelentes recompensas.

Algunos ejemplos de páginas puente

 

 

 

Espero que este artículo te haya ayudado.

Un abrazo!

Deja tu comentario